Excitación

Excitación, acción de provocar cambios en el cuerpo, debidos a estímulos físicos y mentales, que lo preparan para el coito.

Cambios que produce el deseo sexual en el cuerpo, y que se relacionan con la mayor llegada de sangre a la piel y los órganos genitales. Primero se acelera el corazón y aumenta la presión arterial, lo cual impulsa más sangre a las zonas periféricas del cuerpo. Esto produce enrojecimiento de las mejillas, sensación de calor y mayor sensibilidad en la piel, y congestión y tumefacción en la pelvis (sensación de cosquilleo en el bajo vientre); los genitales producen un flujo transparente que facilita la penetración. En la mujer hay mayor turgencia de la vulva y la vagina, que se relaja y se lubrica. En el hombre, erección del pene y secreción de líquido pre-seminal.

 

Otras denominaciones:


Excitación sexual, Excitación erótica.

 

Exhibicionismo

Exhibicionismo, conducta que produce excitación sexual y erótica, que consiste en la inclinación que se tiene por mostrarse a otras personas en lugares públicos de manera espontánea y excesiva, mostrando tanto las partes íntimas como los genitales. O mostrando la realización de practicas BDSM.

Es común que el Amo exhiba a su sumisa en privado o público o según las fantasías y consenso de ambos y con la meta de quitar sentimientos de vergüenza, culpa y complejos de la persona sumisa. Muchas veces se busca la ostentación y la demostración a los demás de logros, habilidades y actividades para provocar envidia, admiración y reconocimiento.

Exhibición

Practica o actividad BDSM que se desarrollada ante personas que no participan en la acción, con propósitos de demostración y de competición.

Exhibicionista

Persona que obtiene placer y excitación sexual por el hecho de mostrarse desnudo y mostrar los genitales y exponerse públicamente durante la realización de practicas BDSM ante personas que solo miran y no se involucran.

 

Ver:


 

Experimento de Milgram

Experimento de Milgram: Serie de experimentos de psicología social para medir la disposición de un participante para obedecer las órdenes de una autoridad aun cuando estas pudieran entrar en conflicto con su conciencia personal.

Llevada a cabo por Stanley Milgram, psicólogo en la Universidad de Yale, y descrita en un artículo publicado en 1963 en la revista Journal of Abnormal and Social Psychology bajo el título «Behavioral Study of Obedience» («Estudio del comportamiento de la obediencia») y resumida en 1974 en su libro Obedience to authority. An experimental view (Obediencia a la autoridad. La perspectiva experimental).

El investigador (V) persuade al participante (L) para que dé lo que éste cree son descargas eléctricas dolorosas a otro sujeto (S), el cual es un actor que simula recibirlas. Muchos participantes continuaron dando descargas a pesar de las súplicas del actor para que no lo hiciesen. Los experimentos comenzaron en julio de 1961, tres meses después de que Adolf Eichmann fuera juzgado y sentenciado a muerte en Jerusalén por crímenes contra la humanidad durante el régimen nazi en Alemania. Milgram ideó estos experimentos para responder a la pregunta: ¿Podría ser que Eichmann y su millón de cómplices en el Holocausto solo estuvieran siguiendo órdenes? ¿Podríamos llamarlos a todos cómplices?