Respuesta Sexual

Respuesta Sexual, proceso físico, químico y hormonal que experimenta el ser humano ante un estimulo sexual, se conforma por el deseo, la excitación y el orgasmo. Otros autores lo dividen como: excitación, meseta, orgasmo y resolución.

Es una reacción físico-emotiva ante un estímulo erótico, asociada a cambios neuro-hormonales, vasculares (en la irrigación sanguínea) y en la actividad muscular. Fue clasificada por Masters y Johnson en cuatro etapas más o menos constantes, y luego revisada por Helen Kaplan.

La primera fase, asociada a cambios neurohormonales, es la de “Deseo” o interés sexual. Si el estímulo se sostiene o se intensifica, se produce un aumento de la circulación sanguínea en la pelvis y aparecen cambios en los genitales, durante la fase de “Excitación” (con erección en el hombre, y relajación de los músculos vaginales con aumento de la lubricación en la mujer); durante una relación sexual se llega al período de “Meseta”, donde la estimulación se incrementa a causa de la fricción (en este momento se produce la eliminación de líquido preseminal en el hombre). En la fase siguiente prima la respuesta muscular: el “Orgasmo” (acompañado por la “Eyaculación”) se presenta con contracciones involuntarias sobre todo a nivel genital, y fuerte descarga de la tensión sexual. Y finalmente se produce la etapa de la  “Resolución”, asociado en el hombre a un “período refractario”.

 

> Términos Relacionados